Comenzaron las lluvias y en Aquanautas comenzamos a escuchar mamás, papás, atletas y clientes preocupados por los cambios bruscos de temperatura y por salir mojados de las instalaciones. Es común relacionar las lluvias y el agua con enfermedades como el resfriado o la gripe, por eso queremos aclararles algunas verdades y mentiras que relacionan la natación con las lluvias y algunas enfermedades respiratorias.

El frío no resfría

De acuerdo a expertos, la idea de que el frío es un factor importante para contraer un resfriado, es falsa. Si bien la palabra hace alusión al clima de baja temperatura, en realidad el frío no tiene relación alguna con que una persona se enferme de gripe. La enfermedad es causada por un virus y el hecho de que las personas estén más propensas a contraer gripe en época de frío, no es porque este baje sus defensas, se debe a una combinación de factores:

  • La gente convive más tiempo en casa y en espacios cerrados.
  • Los centros educativos están abiertos, con lo que aumenta el riesgo de exposición a los virus.
  • En determinados climas, la combinación de frío y escasa humedad favorece la sequedad de las fosas nasales y las hace más susceptibles a los virus del resfriado.

 Salir con el pelo mojado

Mantener el pelo mojado al salir no es determinante para adquirir un resfriado, la bajada de temperatura en la época de lluvia es significativa y coincide con la llegada de virus sin embargo, que el pelo esté mojado no tiene nada que ver con la gripe. Si no se puede utilizar el secador por falta de tiempo, no pasa nada, la salud no se verá perjudicada.

No hay que hacer ejercicio cuando se tiene resfriado

Al contrario. Cuanta más actividad física realices, menos resfriados tendrás, el ejercicio ayuda a prevenir los resfriados. Aunque, si ya estás constipado, el ejercicio no lo puede curar. Si tienes intención de nadar o realizar algún otro ejercicio asegúrate de proteger a los demás de contagiarlos.

¡No más miedo al resfriado!

Ya no tenés que preocuparte al practicar natación cuando llueve, por el contrario, un clima frío también fortalece el corazón, ya que éste se esfuerza más para distribuir la sangre caliente por el cuerpo, disminuyendo las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Así que ya podés nadar sin problemas,  sólo tratá de evitar los cambios bruscos de temperatura y así alejar enfermedades relacionadas con las vías respiratorias.

 

Conozca nuestros programas