La natación se puede practicar a cualquier edad debido a lo poco agresivo que es para el organismo y articulaciones, sin embargo, se debe tener en cuenta que la natación tiene un efecto u otro en cada época de la vida, por ello es preciso conocer mucho mejor lo que se puede conseguir nadando en las diferentes edades del ser humano.

Una de las grandes propiedades del agua es que permite una mayor movilidad del cuerpo en comparación con otros deportes que se realizan fuera de este ambiente, además,  el cuerpo se comienza a adaptar al medio y pasa por diferentes cambios que varían según las edades en las que comenzamos a practicar este excelente deporte.

Si se practica durante la niñez o la adolescencia se estará acostumbrando al cuerpo a moverse en un medio que no es el habitual ya que justamente coincide con la época de desarrollo del organismo, por lo que el cuerpo se moldeará, formando unos hombros más marcados y una espalda con forma de triángulo invertido, además de lograr una correcta postura que ayudará a evitar posibles problemas óseos en el futuro.

A partir de los veinte años esto puede cambiar, ya que el cuerpo está formado y apenas se puede modificar la estructura ósea, lo que sí se puede conseguir con la natación, es mejorar la tonificación general de los músculos, además, al tratarse de un ejercicio cardiovascular se logra quemar calorías y acabar con la grasa sobrante.

A partir de los treinta la natación es una de las mejores maneras de mantener el tono muscular y conseguir que todo el organismo esté activo, ya que si no se practican deportes, a partir de esta edad, se entrará en un proceso degenerativo de pérdida de masa muscular. Nadar es una de las mejores maneras de mantenerse y conseguir que el cuerpo se mantenga mucho mejor en el tiempo.

Para las personas que tienen más de cincuenta años es fundamental el ejercicio para mantener una salud favorable, a partir de esta edad la natación ayuda a tonificar la musculatura sin dañar las articulaciones, aumenta la flexibilidad, se alivian dolores e inflamaciones y mejora la salud de los huesos, también, es aconsejable en caso de lesiones de espalda y cervicales. Una de las mejores maneras de conseguir una mejor calidad de vida con una actividad suave y respetuosa con el cuerpo.

 

Conozca nuestros programas